Logo

El origen de todo lo que hacemos

En Casademont contamos con la tradición familiar de cuatro generaciones de charcuteros y la tecnología más avanzada del sector para innovar en la elaboración de productos de charcutería de gran calidad. Con el fuet en nuestro ADN, elaboramos charcutería auténtica y con carácter desde 1956 con un denominador común, su origen: el campo, la tierra, el cerdo.

Nuestra Historia

Nuestra Historia

Casademont es una historia de éxito familiar: Desde el origen –en un pequeño obrador de Girona donde Jaume Casademont y su familia elaboraba fuets de gran calidad- hasta convertirnos en una compañía líder en la elaboración de fuet y charcutería, una de las primeras empresas en hacer llegar de forma generalizada el producto artesano a los hogares.

Empezamos hace más de 60 años, cuando Jaume Casademont decidió seguir la tradición charcutera de sus padres y abuelos -que elaboraban fuets en la masía familiar desde principios de siglo- y abrió en 1956 un pequeño obrador para producir embutidos selectos, especialmente fuets, nuestro producto estrella.

El obrador fue ampliándose y, ya en los años 60, se construyó una fábrica de 2.000 m2 en el centro de Bescanó (Girona), seguida a finales de la década por otra fábrica de 3.500 m2 en las afueras de Sant Gregori (Girona). En los setenta, el éxito de demanda llevó a Jaume Casademont a ampliar la fábrica de Sant Gregori a 25.000 m2, lo que supuso un gran salto cuantitativo para la empresa.

Con los años, hemos ampliado y mejorado nuestras instalaciones. Hoy, contamos con 40.000 m2 de fábrica construidos y un bagaje de seis décadas elaborando fuets que nos hacen líderes en el mercado.

Innovación y Desarrollo

La inversión en I+D nos ha permitido diseñar productos y sabores nuevos y combinaciones poco convencionales, como el fuet de higos o de cabrales, así como una gama de embutidos especialmente diseñada para personas con alergias alimentarias. Nuestro departamento de I+D continuamente desarrolla proyectos de forma individual o de manera concertada con centros de investigación, que nos permite ser punteros en tecnología cárnica.

Esta innovación constante de procesos y productos, la calidad de las referencias, la gestión del equipo y la tradición fuetera de la compañía nos permiten consolidarnos como un referente en la industria de la charcutería.

Casademont en números

Nuestros dos centros, ubicados en Sant Gregori y Palol de Revardit (Girona), tienen una capacidad para producir 25.000 toneladas anuales de embutidos curados, cocidos y loncheados y unas 312.000 piezas de jamones. De esta producción, el 40% es producto curado y el 60% es producto cocido.

En 2013, Casademont exportó más de 2.000 toneladas de productos cárnicos de libre servicio (PLS), lo que supone un 36% más en comparación con el ejercicio anterior. Estas cifras se traducen en unas exportaciones del 55% del total de la producción a más de 50 países de los 5 continentes.